Desafíos de política cultural para el nuevo cuatrienio

enero 15, 2009 at 10:00 am Deja un comentario

Por Mareia Quintero Rivera

jueves, 15 de enero de 2009

Comenzamos un nuevo cuatrienio y los cambios en la dirección de las instituciones culturales del gobierno no se han hecho esperar. Todavía, sin embargo, no tenemos indicios claros sobre hacia dónde apunta, en términos de política cultural, la administración entrante. A juzgar por las propuestas incluidas en la plataforma política del Partido Nuevo Progresista, hay una agenda ambiciosa. Pero antes de esperar a que se cumpla con la misma, comencemos por puntualizar aquellos asuntos impostergables, que entendemos requieren pronta atención:

1. Prioridad a la creación y a la educación en las artes

En primer lugar, me parece que es tiempo de poner un mayor énfasis en apoyar la creación y la educación artística, antes de seguir construyendo grandes obras de infraestructura cultural. Una mirada a la gestión cultural gubernamental en la última década nos muestra que se ha hecho una inversión sin precedentes en la construcción de espacios monumentales como el Coliseo de Puerto Rico, el Centro de Convenciones y la Sala Sinfónica, así como en la restauración de edificios históricos habilitados para albergar instituciones culturales, como el Museo de Arte de Puerto Rico, el Museo de Arte Contemporáneo, la nueva Sede del Conservatorio de Música y la Galería Nacional. Asimismo, algunos de los teatros históricos han sido objeto de remodelación; entre ellos el Teatro de la UPR, el Tapia, la Perla, el Yagüez y las salas Matienzo y Music Hall, ahora bautizadas Francisco Arriví y Victoria Espinosa. También se encuentran en curso la remodelación del Paramount en Santurce y el Teatrito del Convento de los Dominicos.

La infraestructura cultural es importante, pero ésta tiene que ir acompañada de un proyecto de gestión y manejo que le de vida a dichos espacios o de lo contrario acaban convirtiéndose en elefantes blancos. Por otro lado, existen numerosos colectivos culturales que podrían vitalizar esos y otros muchos espacios culturales que se encuentran subutilizados. Las compañías jóvenes e incluso las que tienen ya una trayectoria considerable carecen de espacios de ensayo y presentación, lo que podría remediarse a través de un programa de residencias culturales.

2. La gestión cultural municipal

La gestión cultural municipal merece una atención renovada. En los últimos años algunos municipios han puesto en marcha iniciativas innovadoras de recuperación de espacios públicos para la actividad cultural. Hay que aplaudir esta gestión. Pero cabe señalar que en términos generales la inversión de fondos municipales en cultura todavía adolece de criterios fundamentados. Los municipios destinan sumas cuantiosas a fiestas patronales y otras actividades conmemorativas que deben ser planificadas con mayor creatividad, buscando un mejor uso de los fondos para el desarrollo cultural de las comunidades.

Aprovecho para llamar la atención a un fenómeno que hemos visto en los últimos años de rebautizar con nombres en inglés ciertos espacios urbanos. Actualmente circula en la internet una petición a la recién electa alcaldesa de Guayama para que desista del proyecto de cambiar el nombre al casco del pueblo por el de “Downtown Guayama”. Estos intentos de transformar nuestras referencias simbólicas me parecen totalmente desatinados desde cualquier punto de vista ideológico. A fin de cuentas, el propio gobernador electo ha dicho en repetidas ocasiones que preservar nuestra lengua y cultura no es incompatible con el ideal de la estadidad. Si es así, ¿para qué entonces imponer esta nueva nomenclatura urbana?

3. Revisión de la legislación cultural

El tercer punto que quiero mencionar es la necesidad de hacer una revisión  de la legislación cultural existente para darle coherencia. Hace tiempo que en Puerto Rico la mayor parte de la legislación cultural aprobada es totalmente intrascendente. Una de las pocas leyes que ha tenido algún impacto ha sido la ley de la música autóctona tradicional. Ésta contiene muchas lagunas y debe ser revisada para que cumpla mejor con sus objetivos, pero al menos ha servido para poner en debate la importancia de darle un trato digno a los músicos de géneros tradicionales, los cuales se han visto históricamente relegados dentro del circuito comercial.

En el proceso de revisión de la legislación cultural es imprescindible que se cuente con la participación del Instituto de Cultura y otras instituciones culturales públicas y privadas, así como de la comunidad cultural en general. Existen dos documentos importantísimos de diagnóstico del sector. Uno elaborado por la Comisión de Educación, Ciencia y Cultura del Senado bajo la presidencia de Margarita Ostolaza y otro preparado por la Junta de Política Cultural nombrada por el ex gobernador Acevedo Vilá. Ambos documentos contienen un diagnóstico valioso que, sin embargo, no se ha traducido en propuestas concretas de legislación.

4. Reestructuración de las agencias culturales

La revisión de la legislación cultural debe ir acompañada de un proceso  impostergable de reestructuración de las agencias culturales. El Instituto de Cultura tiene una importante función ministerial, pero como las maquinarias antiguas, su funcionamiento se ha ido haciendo cada vez más pesado. Hace falta un nuevo engranaje y desarrollar sinergias en la fragmentada gestión cultural gubernamental.

5. La política cultural, tarea de tod@s

Aunque me he concentrado hoy en comentar los asuntos que me parecen impostergables en la política cultural de Estado, no quiero despedirme sin mencionar que no sólo las instituciones gubernamentales tienen asignaturas pendientes con la cultura. La empresa privada en PR no tiene una tradición sólida de apoyo a las artes como existe en otros países, ya sea por falta de legislación que promueva esa inversión o por falta de visión. Hay algunas buenas iniciativas, pero ya es hora de apostar decididamente a la cultura como inversión social en el país.

Por otro lado, los medios de comunicación tienen una gran responsabilidad en el ámbito cultural y es lastimoso ver el tiempo y espacio que dedican los principales noticiarios y rotativos al mundo de la farándula, cuando hay tantos eventos de interés cultural que no reciben cobertura. Finalmente a los artistas, creadores, educadores, gestores culturales hay que pedirles que persistan, que el país los necesita, que seamos solidarios y busquemos formas de aunar esfuerzos y trabajar en alianza.

Anuncios

Entry filed under: ONDA CULTURAL: Comentarios Radiales.

Serie: Miradas jóvenes a escenarios cambiantes Artesanía Puertorriqueña en las Fiestas de la Calle San Sebastián

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Categorías

“[…] un mapa no para la fuga sino para el reconocimiento de la situación desde las mediaciones y los sujetos, para cambiar el lugar desde el que se formulan las preguntas, para asumir los márgenes no como tema sino como enzima.” (Jesús Martín Barbero, “Oficio de Cartógrafo”)

PROGRAMA EN ESTUDIOS INTERDISCIPLINARIOS, FACULTAD DE HUMANIDADES, RECINTO DE RIO PIEDRAS, UNIVERSIDAD DE PUERTO RICO, APARTADO 23342, SAN JUAN, PUERTO RICO 00931-3342, TELÉFONO: (787) 764-0000, EXT. 7893 / 7087 mapacultural@yahoo.com gestionculturalupr@gmail.com

Feeds


A %d blogueros les gusta esto: