Artesanía Puertorriqueña en las Fiestas de la Calle San Sebastián

enero 19, 2009 at 1:47 pm Deja un comentario

Katsí Yarí Rodríguez Velázquez

lunes, 19 de enero de 2009

La celebración reconocida como el evento que marca el final de la Navidad Puertorriqueña, las tradicionales Fiestas de la Calle San Sebastián, se ha convertido en uno de los eventos más esperados por toda la población del país. El fin de semana cercano al 20 de enero (día de San Sebastián) es una fecha separada en calendarios alrededor de la isla y hasta en el exterior para asistir a una de las festividades puertorriqueñas de mayor impacto cultural. El tradicional desfile de los cabezudos, personajes emblemáticos de las Fiestas al inicio de la celebración, al igual que el gran despliegue de artesanos que exponen sus trabajos hacen resaltar el orgullo nacional en cada uno de los visitantes que asisten a las Fiestas de la Calle San Sebastián. Centenares de familias puertorriqueñas se dan cita para presenciar y adquirir artesanías de los más de 300 artesanos que participan de la feria de artesanías más grande del país.

La diversidad de obras que se ofrecen como producción artesanal puertorriqueña en la feria sirve para dar cuenta del gran crecimiento que en los últimos años ha tenido el sector artesanal en Puerto Rico. El crecimiento del sector va acompañado de una serie de cambios en el perfil del artesano puertorriqueño, en la diversidad de materiales utilizados para la confección de las piezas y sobre todo en las necesidades y retos que enfrenta actualmente el sector artesanal en Puerto Rico, todos, hechos que pudimos constatar en nuestra visita a las Fiestas de la Calle San Sebastián.

Perfil del Artesano Puertorriqueño

Con la creación en 1957 del Programa de Artesanías y Artes populares del Instituto de Cultura Puertorriqueña se sentó un precedente ya que antes de dicho Programa ni el gobierno ni las instituciones culturales anteriores al ICP se había ocupado del estudio, fomento y promoción de las artes populares y artesanías. El personal de la Oficina se concentró en ir por toda la Isla identificando las artesanías que se practicaban en Puerto Rico con el propósito de evitar su extinción, lo más importante era crearles un mercado. De esta forma los objetos creados con un carácter utilitario fueron instituidos como artesanía puertorriqueña. Así se fueron estableciendo ferias y mercados que sirvieron de plataforma para la venta de los objetos y para disponer la autenticidad que se les atribuye a los objetos a partir de su identidad nacional.

Con la autenticidad y desarrollo de la artesanía puertorriqueña se va creando un imaginario sobre la figura del artesano puertorriqueño. Entre las características que se distinguieron sobre el artesano puertorriqueño estaban: el predominio de una figura masculina y adulta, proveniente de un ambiente rural y el que su arte había sido aprendido como traspaso familiar generacional y su confección más que objeto de venta era pura preservación tradicional.

Sin embargo, aunque son éstas parte de la concepción del artesano, hoy día nos encontramos con un perfil artesanal muy diferente. Primeramente, hoy, como evidenciamos en las Fiestas de la Calle San Sebastián y, como consta en el Informe del Primer Encuentro Artesanal Puertorriqueño, la presencia en el sector artesanal puertorriqueño de las mujeres es muy grande, al punto de ser equiparable y hasta llegar a superar en ocasiones a la presencia masculina. Además, pudimos constatar el crecimiento del oficio artesanal entre los jóvenes. La feria artesanal de las Fiestas de la Calle San Sebastián estuvo integrada por artesanos y artistas jóvenes, desde los recién graduados de la Universidad del Programa de Bellas Artes hasta jóvenes que confeccionan camisetas, joyería entre otros. Con lo cual, observamos el que el oficio no llega en muchos de los casos por vía generacional sino que muchos artesanos lo aprenden por vía de entrenamiento como parte de su formación universitaria, artística y vocacional. Por otra parte, cada vez son más los artesanos para los que la artesanía, además de expresión de su arte y talento, representa la principal fuente de sus ingresos.

Diversidad de materiales y productos en la confección de Artesanías Puertorriqueña.

Entre los productos artesanales encontrados y rescatados en los inicios del Programa de Artes Populares y Artesanías en los 50´s se destacan: vasijas en higuera, coco y barro, cabos de machete, alfombras de enea, petates, herraduras y sillas para montar a caballo, baúles de madera y hojalata, muebles de madera y enea, quinqués de metal, máscaras y otros artefactos de carácter utilitario y de particular belleza. (Informe Primer Encuentro Artesanal, 6). Además, instrumentos musicales típicos, máscaras, encajes, calados y tejidos e imaginería popular y talla de santos. A partir del rescate y autenticidad otorgada a estos objetos como artesanía puertorriqueña la definición institucional de artesanía puertorriqueña establece lo siguiente:

“un producto artesanal que se elabora o produce fundamentalmente a mano reflejándose en ésta la creatividad de quien las produce y los rasgos culturales de Puerto Rico. La obra debe seguir características como: 1. ser producido en P.R. 2. por persona puertorriqueña o con domicilio o residencia bona fide en Puerto Rico; 3. se utilice hasta donde sea posible materia prima local; 4. se trabaje a base de labor manual o con sus herramientas, equipo o instrumentos que agilicen o perfeccionen la labor; 5. se siga el diseño original del artesano; 6. no se utilicen patrones comerciales o moldes excepto cuando los mismos sean creaciones propias del artesano; 7. sus temas estén inspirados en los diversos aspectos de la cultura puertorriqueña, tales como: historia, fauna, flora, símbolos, tradiciones y costumbres de la sociedad puertorriqueña, y preserven las características típicas de los mismos, aunque se trate de nuevas creaciones en las que se exploren nuevos desarrollos de dichos temas; 8. los temas universales, tales como: el amor, la fraternidad, la paz y otros, se inspiren en las vivencias personales del artista.”

Aunque muchos de los productos anteriormente señalados todavía siguen siendo parte de la producción artesanal, como pudimos constatar tanto en las Fiestas de San Sebastián como en otras ferias alrededor del país se han introducido productos al sector que, aunque no se insertan enteramente en la definición de artesanía puertorriqueña, han logrado desarrollarse como parte del mismo y además de diversificar la oferta de productos han encontrado gran demanda y aceptación en el mercado. Por ejemplo, es éste el caso de las velas y jabones aromáticos al igual que de la joyería en distintos materiales como: papel reciclado, semilla, metales, cristal y vidrio fundido. El crecimiento de la joyería es tal que hoy día es el sector más saturado en el mercado artesanal.

Sin embargo, es ésta una de las que al enfrentarse a la definición choca con postulados de la misma ya que no necesariamente ésta inspirada en temas o aspectos de la cultura puertorriqueña y, además el trabajo con algunas piedras y alambres es considerado ensamblaje y no artesanía.

Así, se restringe la innovación y visión de los artesanos contemporáneos al imponer la presencia de lo que se considera elementos culturales puertorriqueños en lugar de poner mayor atención al contexto y proceso en el que la obra está inmerso, el cual es parte de la sociedad puertorriqueña contemporánea.

Esta concepción también impone restricciones al aspecto comercial de la artesanía ya que son mercancías a ser vendidas, las cuales para una mayor parte del sector son la fuente principal de subsistencia económica, en un mercado en el que los productos artesanales más vendidos no responden a referentes culturales establecidos como puertorriqueños . Por otra parte, buscamos ampliar la concepción de artesanías ya que los cambios que la globalización ha ocasionado entre la relación de los productos y la significación que les otorgamos en nuestras vidas al igual que la re-conceptualización de sensibilidades que ocasiona conllevan una mayor diversidad en el ofrecimiento de los productos.

Sobre esto Salomón Barrientos en su tesis Artesanía e Hiperrealidad señala un argumento importante para este debate:

“ La producción artesanal se ha ido resignificando en la era contemporánea en razón de la desarticulación de un canon cultural, en virtud de su imposibilidad frente a los procesos globalizantes, de suturar, cerrar, de manera eficiente la brecha cada vez mayor entre los preceptos bajo los cuales los objetos artesanales han sido entendidos y su desplazamiento hacia nuevas formas, nuevos espacios de significación en donde lo que domina no es la adscripción a éste, sino la celebración y el juego de formas e imágenes como resultado de la experimentación con nuevas técnicas y materiales. (8)

Por esto, nos resulto muy gratificante el poder observar en las Fiestas de San Sebastián una diversidad de productos que van desde la tradicional talla de santos hasta la pintura de aereosol (graffiti) en gorras, lo cual revela un carácter más urbano.

En fin, la importancia de estos nuevos productos es que, diversificando la oferta artesanal, le brindan al público objetos únicos y originales que han añadido gran variedad a la producción artesanal y, a través de su presencia en festivales y celebraciones alrededor del país, han logrado contribuir a darle solidez a la figura del artesano como artista de gran importancia en nuestra cultura y de la misma forma fomentar la economía puertorriqueña.

Primer Encuentro Artesanal Puertorriqueño

Otra de las consecuencias del crecimiento del sector artesanal en P.R. ha sido incremento de la comunicación entre los artesanos certificados por el ICP y el Programa de Artesanías y Artes Populares. Una de las iniciativas que nace de la comunicación entre los artesanos y el ICP lo es la creación del Primer Encuentro Artesanal Puertorriqueño, celebrado el 1 de agosto de 2007 en Caguas. El encuentro sirvió de plataforma para que los 130 artesanos y artesanas que se dieron cita identificaran y analizaran las necesidades de los artesanos en Puerto Rico, acompañados de un grupo de representantes del gobierno y del sector privado que sirven también al sector artesanal.

Entre las necesidades que manifestaron se encuentran necesidades urgentes como la siguiente:

“Que se cree una entidad privada, tipo asociación, fuera del gobierno que organice y represente a los artesanos, que a su vez les provea la infraestructura necesaria para fomentar la creatividad y otras destrezas empresariales.” (Informe Final del Primer Encuentro Artesanal Puertorriqueño, 13).

Esto ante la dificultad que les representa el trabajo exclusivo con el gobierno por la falta de legislación y de una entidad con la autoridad necesaria para velar por su protección. Muchos de los problemas y necesidades que enfrenta el sector artesanal se incrementan por la burocratización en el manejo de agencias ligadas al sector y por incumplimiento en las legislaciones que atribuyen responsabilidades para con el mismo. Por otro lado, cambios en las legislaciones culturales que desvían la autoridad del ICP, agencia creada para desarrollar y potenciar los sectores culturales del país, confirman la argumentación de funcionarios de la agencia al reclamar el que la institución ha sido fragmentada y debilitada su estructura, causando un claro desgaste en sus estructuras administrativas y programáticas lo cual ha minimizado su gestión. Es por esto que adquiere mucha relevancia la organización de Encuentros Artesanales ya que, parte de las intenciones de sus organizadores es el fomentar y potenciar la autogestión entre los artesanos como manera de alcanzar mayores derechos y beneficios sin preocuparse por el debilitamiento que pueda sufrir la institución y se imposibilite el alcance de sus reclamos. Esperamos que puedan seguir celebrándose estos Encuentros para que por medio de la comunicación y organización que les brindan a los artesanos puedan dar cauce a la autogestión para remediar las necesidades de un sector de tan gran importancia cultural y económica para nuestra isla.

El Informe Final del Primer Encuentro Artesanal Puertorriqueño está accesible a cualquier persona que le interese a través de la página del Proyecto Mapa Cultural del P.R. Contemporáneo.

Anuncios

Entry filed under: ONDA CULTURAL: Comentarios Radiales.

Desafíos de política cultural para el nuevo cuatrienio ¿Así nació la nación… el gran secreto?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Categorías

“[…] un mapa no para la fuga sino para el reconocimiento de la situación desde las mediaciones y los sujetos, para cambiar el lugar desde el que se formulan las preguntas, para asumir los márgenes no como tema sino como enzima.” (Jesús Martín Barbero, “Oficio de Cartógrafo”)

PROGRAMA EN ESTUDIOS INTERDISCIPLINARIOS, FACULTAD DE HUMANIDADES, RECINTO DE RIO PIEDRAS, UNIVERSIDAD DE PUERTO RICO, APARTADO 23342, SAN JUAN, PUERTO RICO 00931-3342, TELÉFONO: (787) 764-0000, EXT. 7893 / 7087 mapacultural@yahoo.com gestionculturalupr@gmail.com

Feeds


A %d blogueros les gusta esto: