¿Así nació la nación… el gran secreto?

enero 26, 2009 at 2:54 pm 1 comentario

Por Katsí Yarí Rodríguez Velázquez

lunes, 26 de enero de 2009

El pasado fin de semana, el Centro de Bellas Artes de Caguas recibió a centenares de puertorriqueños que llenaron a capacidad la Sala de Conciertos Felipe Rodríguez “La Voz” para presenciar el último proyecto de Jesús Omar Rivera “El Boricuazo”, la obra de teatro Así nació la Nación, el gran secreto. Jesús Omar Rivera “El Boricuazo”, quien ha logrado una amplia difusión mediática en el país, se dedica a recoger y difundir datos de manera energética sobre numerosos temas de interés, por medio de los cuales resalta el protagonismo de los puertorriqueños en los mismos con el fin de “educar para cambiar la mentalidad y mejorar la autoestima del pueblo puertorriqueño” por esto expone como motivación de su oficio: “hablarle a mi gente de la grandeza de Puerto Rico y de los puertorriqueños en todos los temas de interés humano”.

De hecho, es éste el propósito, según Jesús Omar, de Así nació la nación : se anuncia como “Una obra que te hace reír mientras te explota el corazón de orgullo hacia esta patria.”

En la obra, mientras “El Boricuazo” y “Millito” (Jorge Castro) trabajan en el “Centro de Investigaciones de la Nación” reciben la visita de un historiador dominicano, el cual, sabiendo el gran interés del Boricuazo por resaltar y educar a los puertorriqueños sobre su historia, les entrega un cofre encontrado en República Dominicana. El historiador les explica que el cofre había sido enviado en 1868 por el Maestro Rafael Cordero a Ramón Emeterio Betances mientras éste se encontraba en República Dominicana planificando el Grito de Lares. Dentro del cofre encuentran una carta de Rafael Cordero y una serie de objetos que por medio de las claves de la carta los conducirán a develar la “verdadera historia que se nos han ocultado durante 300 años” mediante el descubrimiento de siete personajes que se reconocen como “las siete columnas que sostienen la nación puertorriqueña.”

Siendo ésta la trama de la obra son varias las razones que nos condujeron a analizar el evento. Primeramente, la fama que ha ganado el personaje del Boricuazo como conocedor de la historia de P.R. al punto de llamarle popularmente “la enciclopedia del orgullo boricua” y el afán de éste por mejorar la autoestima nacional. Segundo, un título tan categórico, “Así nació la nación”, acompañado del alumbramiento que encierra la premisa “el gran secreto” con lo cual nos parecía aludir a una nueva narrativa sobre la historia puertorriqueña. Sin embargo, no fue este el resultado. A pesar de la continua reiteración por parte del Boricuazo sobre la novedad que representaba el alumbramiento de los siete personajes y los eventos en los que se vieron envueltos, los siete personajes que se presentan como las “siete columnas de la nación puertorriqueña” son personajes que forman parte “historia oficial” y refuerzan la idea de que la historia la hacer los “grandes hombres” y no la gente común. Lo que sí nos resultó de gran interés fue el que, de esos siete personajes llamados columnas de la nación, dos fuesen hombres negros y una mujer. Los personajes son: José Campeche, Miguel Enríquez, Rafael Cordero, Ramón Power, Alejo Arizmendi, Antonio Valero y María de las Mercedes Barbudo.

Sin embargo, la utilización del humor en la obra en lugar de contribuir a despertar el interés por esas figuras, acaba restándoles importancia y hasta degradándoles. El humor en la obra recae en el personaje de Jorge Castro (Millito) el cual interpreta a lo que se considera el estereotipo del boricua chévere y de la calle: el hombre fiestero, jaiba, que no pierde momento para ligarse a las mujeres y mal hablao. En momentos en los que la revelación de los datos sobre un personaje o evento dejaba de ser un dato para convertirse en un objeto de crítica, este personaje por medio de un comentario jocoso neutralizaba el aspecto y aún cuando fuese negativo lo convertía en orgullo patrio. Por ejemplo cuando se hace alusión al gobierno de las tres B: baile, botella y baraja como crítica al gobierno de Miguel de La Torre, el personaje de Millito avala la supremacía de la fiesta y la diversión como aspecto natural de orgullo patrio. En un momento se usa un término despectivo para referirse a una persona de otra nacionalidad. En otro momento hace una insinuación homosexual que no está apoyada por ningún referente histórico ni conlleva relevancia alguna restándole valor a la lucha política de los personajes.

Además esa utilización del humor en otras ocasiones hace evidentes componentes negativos que no son un secreto dentro de la Sociedad Puertorriqueña actual: el machismo, el oportunismo, el racismo y la xenofobia. Por otra parte, nos llamó la atención el que el público disfrutara de esos momentos en donde se apela al doble sentido y a reforzar los prejuicios esos momentos y no tan sólo llenara la sala, cosa que no pasa en los festivales de teatro puertorriqueño del ICP, sino que también respondiera con una ovación final.

Todo lo anterior suscita en nosotros interrogantes que valdría la pena profundizar: ¿por qué las clases de historia de P.R. caen en el olvido?, ¿Por qué para que sea interesante el aprendizaje de la historia tiene que apelarse al humor banal?, ¿Por qué entre los puertorriqueños hay una necesidad tan grande de autoestima nacional?, ¿Por qué se destaca el orgullo que representan las manifestaciones en contra del colonialismo español y sin embargo no existe un posicionamiento político claro frente a nuestra relación con los EE.UU.?

La obra se presentará el 31 de enero en el Teatro La Perla en Ponce.

Anuncios

Entry filed under: ONDA CULTURAL: Comentarios Radiales.

Artesanía Puertorriqueña en las Fiestas de la Calle San Sebastián “Bodies”… la invitación a ver

1 comentario Add your own

  • 1. Edwin Garcia  |  septiembre 30, 2009 en 4:00 pm

    Me da coraje el saber que la obra en la que participa el boricuazo fue presentada de esa manera,no tuve la oportunidad de verla pero por lo que leo…no me perdí nada. La obra debió ser algo serio,interesante y educativo.Ya sé porque la lucha por levantar el autoestima del puertorriqueño,en esa obra se puede ver muy claro que la basura es lo que la gente le gusta,lo que está de moda es el ser analfabeta y de pocos modales.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Categorías

“[…] un mapa no para la fuga sino para el reconocimiento de la situación desde las mediaciones y los sujetos, para cambiar el lugar desde el que se formulan las preguntas, para asumir los márgenes no como tema sino como enzima.” (Jesús Martín Barbero, “Oficio de Cartógrafo”)

PROGRAMA EN ESTUDIOS INTERDISCIPLINARIOS, FACULTAD DE HUMANIDADES, RECINTO DE RIO PIEDRAS, UNIVERSIDAD DE PUERTO RICO, APARTADO 23342, SAN JUAN, PUERTO RICO 00931-3342, TELÉFONO: (787) 764-0000, EXT. 7893 / 7087 mapacultural@yahoo.com gestionculturalupr@gmail.com

Feeds


A %d blogueros les gusta esto: