¿Cuál es el objetivo de la fama?: reconocimiento, poder y consumo en Objetivo Fama

septiembre 16, 2009 at 6:25 pm 7 comentarios

Premio en la categoría de Crítica Cultural
Certamen Universitario de Crítica e Investigación Cultural 2009

¿Cuál es el objetivo de la fama?:
reconocimiento, poder y consumo en Objetivo Fama

“Este año, el ‘objetivo’ de la ‘fama’, al parecer, no ha
sido tan fácil de alcanzar.” [1]

Por Yarí Elisa Cruz Ríos

Sólo faltan minutos para concluir la edición de la noche. Los concursantes, en línea recta, ataviados con sus atuendos de intercambio, señalan eufóricamente hacia la cámara más cercana el número a marcar para ser “salvados” de la competencia. La animadora, vestida con un traje que impide el más leve movimiento corporal, recuerda al público, utilizando una voz forzadamente articulada, cómo pueden “salvar” a su concursante favorito: sólo hay que llamar al número que se ve en la pantalla, el cual estará disponible por una hora. Ésta también reseña que los famamaniáticos (i.e. aquellos hombres y mujeres —en su mayoría estudiantes de escuela superior— cautivados por la famamanía) pueden enviar un mensaje de texto —con un costo particular—, sin explicar muy claramente que éste incluye una suscripción involuntaria a los avisos al celular que ofrece el programa. Y, entre los “te queremos” y “tú eres número uno” de los fanáticos de la audiencia —compuestos, mayormente, por familiares y allegados de los concursantes—la animadora recalca, sin mucho éxito, que la audiencia debe votar por talento, no por popularidad. Pero la algarabía y la música ahoga su voz, y los productores aprovechan la desorientación para culminar otra emisión en la que un grupo de muchachos intentó personificar el objetivo de la fama.

Objetivo Fama fue un concurso de canto, transmitido por Univisión Puerto Rico, en el que varios jóvenes competían para ganar un contrato discográfico. Aunque el concepto del programa carecía de originalidad (teniendo contrapartes más exitosos como Operación Triunfo en España y American Idol en los Estados Unidos), en sus seis temporadas de difusión televisiva —del 2004 al 2009— logró acaparar los primeros lugares de la audiencia puertorriqueña. Su popularidad fue tanta, que comenzó a transmitirse en los Estados Unidos por la cadena Telefutura. Esto provocó que la mencionada competencia de canto se abriera a las comunidades latinas de la nación norteamericana. Sin embargo, la incursión de Objetivo Fama en los Estados Unidos no fue exitosa, por lo que en su última temporada todos sus participantes volvieron a ser reclutados exclusivamente en Puerto Rico.

La premisa de Objetivo Fama era sencilla, pero atractiva: seleccionar a un grupo de jóvenes, con aparente talento para el canto, para modelarlos de tal forma que, en pocas semanas, se transformaran en estrellas musicales. Estos debían acceder a separarse de sus seres queridos y sus quehaceres diarios e ingresar en una casa-estudio, donde serían filmados las veinticuatro horas del día. Mientras estuviesen dentro de la competencia, no podían ver televisión, leer prensa, ni llamar a sus allegados. Sin embargo, decenas de jóvenes concebían estas condiciones como el precio a pagar por el reconocimiento inmediato, por ver su imagen desplegada en camisas, letreros y otros medios, por saberse las figuras centrales de artículos de periódico (sobre todo del diario Primera Hora, cuyo eslogan es “Primera Hora habla como tú”)  y entrevistas y  —si habitan en un lugar cuyo alcalde falle de creativo—, por obtener la llave de su pueblo. De esta forma, cientos de muchachos y muchachas hicieron extensas filas para audicionar por un espacio del programa, sin tener en cuenta cuál es el verdadero objetivo de la fama.

Según el diccionario de la Real Academia Española (en su edición del 2001), el concepto de fama se relaciona con la opinión de alguien o de algo. Sin embargo, no hay que acudir a un diccionario para conocer, al menos, lo que se persigue en la búsqueda de la fama. Desde los grandes héroes grecorromanos hasta las estrellas de Hollywood, las personas rastrean la fama para sentirse reconocidas, admiradas y poderosas. En el libro sobre los medios de comunicación titulado El malentendido[2], Margarita Rivière comenta sobre la fama que: “[…] es ya el verdadero motor de muchos jóvenes. Ellos, carne virgen, entienden a la primera las reglas de juego que mueven el mundo y han comprendido, sin necesidad de insistir, que alcanzar la fama es hoy ‘condición de vida’” (68).

Para los jóvenes puertorriqueños, quienes viven en el fervor de la inmediatez desechable, la fama se concibe como la apertura de una puerta maravillosa, similar a la de la historia de Alicia que, al abrirse, relevaba el jardín de sus deseos. Al igual que la protagonista de la novela de Lewis Carroll, los cantantes incipientes que formaron parte de Objetivo Fama se sometieron a todo tipo de cambios para lograr abrir esa puerta. Y, aunque no tuvieron que digerir pastillas o líquidos mágicos, sí cambiaron su corte de pelo, su manera de vestir, su figura, su peso, su forma de hablar, entre otros aspectos. Realizaron todas las metamorfosis posibles para asegurar su pase a la fama, la cual les traería reconocimiento, poder, dinero y —al fondo de la lista—  la oportunidad de realizar sus sueños. Comenta Rivière: “El famoso es hoy un poderoso. Y eso es, seguramente, lo que fascina a los jóvenes: ellos no se equivocan en sus instintivas apreciaciones, no. Saben, pues, perfectamente que, tal como están las cosas, es mucho mejor ser famoso que no serlo” (69).

Experimentar la fama provocó la vertiginosa transformación de la mayoría de los concursantes del mencionado programa. De momento, el anonimato ya no formaba parte de sus características, por lo que, después de las primeras galas, del cambio de imagen y de las primeras camisetas con su foto, los jóvenes comenzaron a sentirse como todas unas estrellas, cuyo talento, voz y presencia se dirige a “su público” o “su gente”, a quienes “aman”. Cuando llegan a este punto, dejan de importar los “soberbios”, los “celestiales” o los “bravos” de los jueces, pues “se valen a su público”. Menciona Marko Castillo, uno de los concursantes de la última temporada de Objetivo Fama, en una entrevista para el periódico Primera Hora: “Nunca los escuché [a los jueces], era como perder el tiempo. No me interesaron (los comentarios). Me esforzaba para gustarle al público[3]” (2).

Al atrapar a los “chicos” en el tumulto de la famamanía, el programa —y sus ramificaciones por Internet, periódicos y revistas y programas especiales (como Acceso Total y Sin Editar)— afirmaba el verdadero objetivo de la fama: propiciar el consumo. Aunque el show televisivo se proclamaba como plataforma para cantantes noveles, Objetivo Fama era una máquina publicitaria corroída, pero muy bien aceitada. Su misión: hacer que los televidentes consuman. Así, se escogían caras nuevas de jóvenes que facilitaran la identificación de los mercados focales de consumo y, soslayadamente, se les decía te sacamos del anonimato, te pusimos en la televisión —donde lo que sale es lo que sólo existe—, fabricamos tu imagen y tu estilo y, por tanto, además de cantar, tienes que promover restaurantes de comida rápida, productos para el cabello, pastillas para el dolor de cabeza, cervezas, tiendas por departamentos, y a todo el que nos pague.

Sin embargo, los concursantes no son los únicos blancos de esta fama. Al fabricar estrellas con los que los espectadores se identifican y a los que apoyan, se presume que estos consumen todo lo que producen y promocionan sus ídolos. Señala Rivière: “La fama existe en función de un espectador que también es considerado como un producto que cotiza en el mercado” (72). No obstante, como ha demostrado el tiempo, la audiencia puertorriqueña reacciona de otra forma al terminar la emisión de Objetivo Fama.

El hecho constatable es que, cuando el programa de televisión se acaba y las televisiones se apagan, la audiencia puertorriqueña no sigue alimentando la fama de estos “chicos”. Menciona Cristina del Mar Quiles en el artículo del periódico Primera Hora “Egresados de Objetivo Fama niegan que los concursantes sean engañados”:

Es muy probable que, según pasa el tiempo, el público de Objetivo fama recuerde menos a los participantes que han hecho, por unos meses, su vida pública a través de las cámaras de televisión del programa.

De hecho, muchos de ellos, una vez fuera de la competencia de talento, retoman sus vidas casi en el mismo sitio en que las dejaron antes de entrar a competir y nunca más vuelven a aparecer en la palestra pública.

Y es que el haber participado del programa no es sinónimo de haber logrado la fama, ni mucho menos de haber conseguido un espacio en la reñida y cada vez más limitada industria artística. Así, el sueño que todos comparten de grabar un disco, es sólo posible para una minoría. [4]

De este modo, la adoración, la identificación y el apoyo de los famamaniáticos termina cuando el botón de “apagado” se apunta al televisor. Fuera de la televisión, la fama fabricada e instantánea no tiene seguidores, pues el dominio publicitario está restringido a la señal televisiva. La opción entre televisión-triunfo y anonimato-desaparición no existe en realidad puertorriqueña. Por ende, después de varios años, despedimos a Objetivo Fama conociendo bien cuál era su verdadero objetivo: un consumo tan fugaz y excesivo que termina consumiéndose a sí mismo. La fama, aparentemente, es una ilusión televisiva.


[1] Rúa, Russell. “Pocos asisten a in-store de Objetivo Fama”. Primera Hora. 13 mayo 2009: 61.

[2] Rivière, Margarita. El malentendido: Cómo nos educan los medios de comunicación. Barcelona: Icaria &

Antrazyt, 2003.

[3] Santiago Torres, Amary. “Hizo lo que le dio la gana”. Primera Hora. 9 mayo 2009: 2.

[4] Del Mar Quiles, Cristina. “Egresados de Objetivo Fama niegan que los concursantes sean engañados”.

Primera Hora. 3 mayo 2009.

Descarga el documento aquí: ¿Cuál es el objetivo de la fama?

About these ads

Entry filed under: Crítica Cultural. Tags: .

Premiación del Certamen de Crítica e Investigación Cultural En Puntillas todo es posible

7 comentarios Add your own

  • 1. Joel Morales-Rolón  |  septiembre 22, 2009 en 7:45 pm

    ¡Excelente! Esta chica sí que tiene talento. ¡Felicidades!

    Responder
  • 2. Shak  |  septiembre 25, 2009 en 9:30 am

    Como diría uno de los personajes más destacados del programa referido: “¡Soberbio!” . La autora ha sabido tomarle el pulso a esa obsesión de hoy por la fama “pese a todo”, “cueste lo que cueste”, y a esa ópción cada vez más extendida de televisión o muerte.

    Responder
  • 3. Emilu Berrios  |  septiembre 25, 2009 en 10:49 am

    Muy buen artículo, ¡felicidades! Qué bueno leerte. De hecho, me gustaría recomendarte un libro que creo que te podría interesar. El autor es Christian Salmon y el libro se intitula “Storytelling, la machine à fabriquer des histoires et à formater les esprits”. El libro trata sobre la manera en la que los “gurús” del marketing, del management y la comunicación política utilizan el “storytelling” para manipular y “formatear” et espíritu o la mentalidad de los consumidores y de los ciudadanos. Salmon muestra la manera en la que las campañas publicitarias están ligadas a nuevas formas de mercadeo de singularidades y al replantamiento del tradicional B2C o one to one. En fin, el engranaje detràs de la cortina que nos vende la “fama” :-) a través de la narrativa. (Una buena mezcla de literatura y gestión. ¡Exito!

    Responder
  • 4. Carmen Padin  |  septiembre 25, 2009 en 4:43 pm

    Soy Presidenta del Objetivo Fama Club, y puede ser muy cierto lo que dices, pero consumo o no consumo (whatever!) al menos este programa ha unido a la familia puertorriquena

    Responder
  • 5. Saritza Rivera  |  septiembre 26, 2009 en 7:31 pm

    Me parece muy interesante tu punto. Nunca lo habia visto dentro de un marco de un producto de consumo que promociona la cultura? Lo promociona la cultura? Me recuerdo que el Discipulo de mi Iglesia nos dio un mensaje de este reality show diciendo que se tiene mas interes por Objetivo Basura que por los propios problemas de P.R. Gracias a la autora, Yaris Cruz, porque me disfrute su articulo.

    Responder
  • 6. Joel Candelaria  |  octubre 1, 2009 en 10:10 pm

    Lo que pasa es que si vivimos en la sociedad del espectaculo y todo es consumo, esa es la unica salida. Por lo tanto, yo no veo otra salida que este programa.

    Responder
  • 7. Lady Baba  |  diciembre 4, 2009 en 1:05 pm

    Es interesante el contexto en el que desarrollas el tema del consumo en Puerto Rico.

    Responder

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Categorías

“[…] un mapa no para la fuga sino para el reconocimiento de la situación desde las mediaciones y los sujetos, para cambiar el lugar desde el que se formulan las preguntas, para asumir los márgenes no como tema sino como enzima.” (Jesús Martín Barbero, “Oficio de Cartógrafo”)

PROGRAMA EN ESTUDIOS INTERDISCIPLINARIOS, FACULTAD DE HUMANIDADES, RECINTO DE RIO PIEDRAS, UNIVERSIDAD DE PUERTO RICO, APARTADO 23342, SAN JUAN, PUERTO RICO 00931-3342, TELÉFONO: (787) 764-0000, EXT. 7893 / 7087 mapacultural@yahoo.com gestionculturalupr@gmail.com

Feeds


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: