Comentarios sobre Circa 2010

marzo 8, 2010 at 2:33 pm Deja un comentario

Comentarios sobre CIRCA 2010

Por Abdiel D. Segarra-Ríos

La edición más reciente de la feria internacional de Arte Circa atrajo mi atención de varias maneras. Luego de hacer una visita detenida y dialogar sobre el contenido de la feria con algunos colegas he ido meditando algunas reflexiones que me gustaría compartir.

En esta ocasión la escala de la feria en comparación a sus ediciones anteriores fue menor, lo que a mi entender no es un factor que funcione en detrimento de la misma, más bien todo lo contrario. En las versiones pasadas la mera vista al evento nos dejaba con una la sensación de “sobre-estímulo” no por el contenido de información organizada, sino por el exceso de información visual amontonada. Esta vez, probablemente por la participación de menor cantidad de galerías la feria lucía más y mejor organizada. Por otro lado, me pareció que no ostentaba de lujos y/o excesos que ocasiones anteriores podíamos ver evidenciados en montones de áreas de descanso y mueblería acomodada al centro y alrededor de las áreas de exhibición.

La participación de un menor número de galerías bien podría señalar dos cosas: mayor rigurosidad en el proceso de selección de las galerías, o abstención de parte de éstas de participar en la presente edición. Igual, sobre dicho aspecto no debemos llegar a conclusiones sin antes realizar una investigación rigurosa del historial de la feria y las galerías que han estado participando de la misma. Otro aspecto que merece investigación es el hecho de que particularmente estos últimos cinco años hemos visto (para bien o para mal) desaparecer muchos espacios de galería y/o exhibición que anteriormente nutrían la feria y las fechas de celebración de la misma con una gran gama de ofertas artísticas dentro y fuera de ésta.

Al igual que la feria, este año la celebración de eventos paralelos fue también modesta. Fuera de la apertura de los Estudios de Artistas en el espacio que maneja el artista Rogelio Báez y las ya tradicionales aperturas del MAPR y el MAC, sólo contamos con una exhibición que se quejaba de haber sido “censurada” de la selección oficial de la feria. Aunque no es el tema de este escrito, debemos mencionar que visitamos la pequeña muestra “descartada” por el comité curatorial de la feria, la cual tuvo lugar en la Galería Obra en la calle Cruz del Viejo San Juan. Pobremente montada, con una marco curatorial débil, demasiado amplio y a nuestro parecer sin intención alguna de ir más allá la idea de que: el sexo vende o “Sex Sells”, como se titulaba el colectivo, coordinado por Art Foundation.

Regresando a la feria, me gustaría comentar el caso particular de los Circa Labs en su presente edición. “Los labs” como comúnmente se les denomina son el espacio que la feria dedica para la presentación de proyectos menos habituales, muchas veces jóvenes y a veces menos mercadeables que lo que está dentro de los predios propiamente reservados para las galerías. Esta sección que se celebra por tercera vez consecutiva, ha tenido tres formatos completamente distintos. Las primeras dos ocasiones se llevaron a cabo como un anexo de la feria que tenía “vida propia”. Físicamente estaban ubicados fuera de los predios oficiales del evento y estaban mayormente enfocados en atraer otro tipo de público, distinto al de los coleccionistas y los amantes informados que atrae la feria normalmente. “Los labs”, incluían en su oferta: música (Djs), tatuajes, moda, proyectos de instalación y curadurías jóvenes. Nuestra opinión es que en esas dos primeras ocasiones fue un experimento social de la feria para atraer público nuevo e invitarles a consumir de otras formas, tal vez menos costosas y más habituales para un público menos especializado.

Esta vez, “los labs” estuvieron a cargo de un curador independiente (Pablo León de la Barra, México) al de la feria (Paco Barragán, España). Fueron ubicados dentro de los parámetros oficiales del evento (casi al centro) y diferencia de las veces en que la oferta era radicalmente distinta — en cuanto al tipo de contenidos que incluía —, en esta ocasión eran también galerías y proyectos propiamente de arte visual. A diferencia del resto de la feria “los labs” fueron ocupados por proyectos que jamás habían asistido a ferias, espacios recientemente fundados (sólo seis meses) y con ofertas menos tradicionales a lo habitualmente visto. Entre otras cosas, “los labs” contaron con una sala de lectura, con revistas y proyectos no comerciales que igual nutrieron con contenido y diversidad lo que de lejos parecía un oasis de información fresca y organizada de acuerdo a intereses y valoraciones distintas del resto de la feria que, por otra parte redundaba en la blancura y formalidad (uniformidad) que siempre distingue a las galerías dentro de una feria (el contenido normal de la feria que se amolda a los “booth”). Más que distinguirse por alejarse en cuanto medios, “lo labs” se marcaron por la frescura en oferta y abordaje de las propuestas presentadas (además de que los espacios eran vagones de carga, lo que creaba una diferencia obvia de espacio en contraste con los “booths”).

En general, el contenido de la feria este año, como en otras ediciones, es bastante uniforme, en cuanto a que incluyen mayormente pintura y fotografía y algo de escultura y vídeo. Tal vez no debemos esperar mucho más de un espacio que tiene como objetivo principal la venta de obras de arte. Igual, me parece que si hay una pretensión de generar una curaduría, entonces debe existir un reflexión más profunda en la selección de la oferta en cuanto a proyectos, medios y abordajes discursivos. La feria en si misma podría ser un contexto, pero no sería por ningún motivo un contexto ajeno al país, al mercado y a las necesidades y/o relaciones sobre las que los artistas trabajan. La feria sería más bien una circunstancia o bien podría ser un contexto que hay que ubicar de acuerdo a un marco circunstancial propio y particular del lugar dónde se esté celebrando la feria.

La feria, podría pensarse a sí misma dentro de el contexto específico de Puerto Rico y más que tratar de competir imitando relativamente el mismo tipo de oferta o formato que podríamos encontrar en Miami durante diciembre, en Argentina o en Nueva York, tal vez debería aspirar a convertirse en un gran laboratorio donde a través de la curaduría la feria internalice el contexto puertorriqueño y proponga  en relación al estudio de ofertas de otras ferias en este hemisferio. La feria debería mostrar más de las cosas que se están haciendo aquí, cosas que dialoguen con lo que ya se genera en la isla. Un ejemplo concreto de ello podría ser construir a partir de lo que producimos; si en Puerto Rico el arte más nuevo se ocupa de producir más en una línea o dinámica particular de producción, la feria debería aprovechar eso como un estímulo para sí misma, para la producción local y el consumo o inversión dentro de la isla. ¿Qué ventajas PR le podría sacar a su situación geográfica y lingüística en una feria? ¿Qué ventajas o qué podría aportar la feria a la comunidad de artistas locales, en particular a los jóvenes? ¿De acuerdo a qué factores debería esta feria ubicarse en relación a los demás eventos de este tipo? ¿Qué factor demográfico o sociológico podría representar una ventaja para la feria a la hora de pensarse en contraste con las demás? ¿De qué forma la feria podría estimular la generación de nuevos espacios de mercado en PR? ¿De qué maneras la feria podría contribuir al desarrollo y fortalecimiento de proyectos de base que periódicamente puedan servir de incentivo junto a ésta para que la gente visite PR? ¿Podría la feria aportar de alguna forma a la generación de oferta cultural itinerante fuera de las fechas en las que se celebra?

Éstas y muchas otras preguntas podrían hacerse relativas a la celebración de un evento como la feria Circa. De igual forma, entiendo que se deberían desarrollar estudios sistemáticos sobre el impacto y los efectos que ha tenido la feria desde que comenzó hasta hoy en la escena local del arte puertorriqueño. No para formular un juicio de valores, más bien para reflexionar sobre el fenómeno mismo y poder tomar acciones conscientes sobre los posibles futuros que pueda tener un evento de este tipo.

Descargar versión PDF: Comentarios sobre CIRCA 2010

Anuncios

Entry filed under: Crítica Cultural.

Taller de Crative Commons en el Aula Verde ¿Cuanto cuesta que la gallina mee?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Categorías

“[…] un mapa no para la fuga sino para el reconocimiento de la situación desde las mediaciones y los sujetos, para cambiar el lugar desde el que se formulan las preguntas, para asumir los márgenes no como tema sino como enzima.” (Jesús Martín Barbero, “Oficio de Cartógrafo”)

PROGRAMA EN ESTUDIOS INTERDISCIPLINARIOS, FACULTAD DE HUMANIDADES, RECINTO DE RIO PIEDRAS, UNIVERSIDAD DE PUERTO RICO, APARTADO 23342, SAN JUAN, PUERTO RICO 00931-3342, TELÉFONO: (787) 764-0000, EXT. 7893 / 7087 mapacultural@yahoo.com gestionculturalupr@gmail.com

Feeds


A %d blogueros les gusta esto: