Comunidades de interlocución

septiembre 16, 2010 at 1:35 pm Deja un comentario

Texto leído en ocasión de la presentación del libro En torno a los Estudios Culturales. Localidades, trayectorias y disputas

Santiago de Chile, 11 de agosto de 2010

Por: Mareia Quintero Rivera

Nelly Richard nos ha convocado a compartir algunas consideraciones sobre este libro y ha enfatizado en que, además de aludir a sus contenidos y discusiones, pensemos en el gesto que conlleva su publicación. Quiero iniciar estos cometarios aventurándome a trazar ciertas afiliaciones estéticas -generalmente subestimadas en su potencial epistemológico- que un libro, o mejor este libro en concreto, evoca con su gesto. Ademán, expresión del rostro o movimiento del cuerpo, en el teatro de Bertolt Brecht el gesto opera como un modo de problematizar lo evidente. Lejos de servir de reflector de las emociones de cada personaje, el gesto adquiere sus significados en el marco del ensamblaje de la historia, en los modos en que los personajes se relacionan entre sí. El actor se desdobla. Interpreta al personaje sin dejar de mostrarse a sí mismo. Mediante ese ir y venir, el actor se adueña de la fábula revelando el modo en que sus decisiones definen el curso de la acción. En lugar de procurar la adhesión del espectador al drama, el gesto teatral lo invita a la reflexión crítica. Como el teatro de Brecht, este libro exterioriza su gesto, su intencionalidad, buscando quebrar fronteras entre autores y lectores a quienes convoca a una conversación abierta. Una conversación que es un punto de encuentro de localidades y experiencias, de trayectorias y proyectos; que hace un emplazamiento colectivo a la reflexividad, y desde ahí procura un terreno común para repensar los propósitos, los sentidos, las urgencias de los estudios culturales en las encrucijadas contemporáneas.

Por otro lado, el gesto de este libro evoca una poética del pensar que se asemeja a aquélla de los trovadores, payadores y repentistas quienes partiendo de un mismo pie forzado descubren la riqueza de los matices, reconocen pasiones compartidas, instauran disputas, ensayan respuestas y se abren a nuevas preguntas, en un reencuentro con lo inacabable que rompe con la racionalidad capitalista de la división del trabajo y con la lógica académica de la especialización. Este libro no se intimida ante la repetición, más bien en base a ella despliega su estrategia retórica. Es de ese aparente exceso, que constituye el que todos los autores se dediquen a pensar en las mismas preguntas, de donde emerge lo que Nelly Richard ha llamado en la introducción del libro como “superficies, bordes, pliegues y zonas de choque” marcados por los contrapuntos entre localidades geopolíticas, ubicaciones institucionales y coyunturas de enunciación.

Pasando del gesto a la palabra, a las discusiones, a los contenidos, quisiera destacar dos ámbitos en los cuales me parece que el libro hace una aportación significativa. En primer lugar, el libro posibilita el trazado de algunas coordenadas importantes en el mapa de las genealogías teóricas que informan el hacer de los estudios culturales en la región, revelando puntos de confluencia, así como la especificidad de ciertas rutas y tránsitos intelectuales. En todas las contribuciones, pero particularmente en la de Jesús Martín Barbero, hay un esfuerzo de pasar balance a los aportes teóricos de una “densa y tensa” trayectoria de investigaciones producidas desde América Latina. Se abre una conversación -que me parece impostergable- con la obra de figuras como Alfonso Reyes, Fernando Ortiz, José Carlos Mariátegui y Paulo Freire, entre otros. Una conversación que trasciende el aire adulatorio que adquiere a veces la mención a estos autores, pero que reconociendo sus valiosas contribuciones evita enterrarles en el olvido o someterles a juicio sumario. Asimismo Martín Barbero nos abre su memoria a ciertas coyunturas que provocaron virajes en los debates y que nos permiten aquilatar la significancia de ciertos encuentros académicos, la labor de instituciones universitarias o regionales, como el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO), así como las vías de interlocución de la producción latinoamericana con algunas figuras marcantes de los contextos académicos británico y norteamericano, como Stuart Hall y Frederic Jameson.

Las revistas culturales emergen en el trazado de este mapa como uno de los nodos fundamentales de articulación de un proyecto crítico y de interlocución de voces que se pronuncian desde lugares diversos. Se destacan particularmente las argentinas  Pasado y presente y Punto de vista, la mexicana debate feminista y la chilena Revista de Crítica Cultural. En el caso de esta última Richard -su fundadora y directora por casi dos décadas- examina algunas de las complicidades, tensiones y polémicas generadas en el diálogo norte-sur de los Estudios Culturales, aludiendo a las intervenciones en sus páginas de autores como Néstor García Canclini, Jesús Martín Barbero y Beatriz Sarlo desde América Latina y George Yúdice, John Beverly y Mabel Moraña, entre otros, desde la academia norteamericana. Es interesante notar que a pesar de la preocupación común por establecer distancia del modo despolitizado con que los estudios culturales se han difundido en buena parte de la academia estadounidense, este libro no se articula en función de dicha oposición norte-sur. Los embates y confluencias se dibujan también desde otros territorios y en algunos textos se intuyen o se apuntalan fronteras internas, como en la intervención de Eduardo Restrepo. Si el contexto de debate teórico contemporáneo en nuestros países es cada vez más cosmopolita, según lo describen desde Buenos Aires, Alejandro Grimson y Sergio Caggiano, este libro propone una mirada a cómo estas ideas se articulan con las tradiciones críticas locales y regionales y cómo operan en función de la exploración de los nudos de problematización que hoy nos convocan al análisis.

El segundo aspecto que quiero destacar en cuanto a los contenidos del libro es justamente la deliciosa posibilidad de contar con una mirada de conjunto a las problemáticas que se presentan como urgencias y al menos tener un atisbo de los dispositivos teóricos y conceptuales con que se abordan las mismas. Los usos simbólicos y públicos de la memoria; el autoritarismo como la manera con que se trata de suplir la falta de de un orden democrático;  la paramilitarización del imaginario colectivo en Colombia; los modos en que las migraciones contemporáneas actualizan cuestiones de ciudadanía y redefinen las fronteras físicas y simbólicas; las tensiones entre políticas del sujeto y a crítica de la representación; las transformaciones en el significado, estructura y práctica del Estado y los desplazamientos conceptuales que generan ciertos procesos participativos de conformación de alternativas, son algunas de las problemáticas destacadas por los autores. ¿Qué significa hacernos estas preguntas en el 2010 y cómo se relacionan las mismas con las problemáticas que en las últimas décadas ha venido abordando la investigación de procesos culturales en la región – adscribiéndose o no al rótulo de los estudios culturales? Paradójicamente la mayor contribución de un libro que compila un conjunto de respuestas a un cuestionario me parece ser que más que respuestas autocontenidas abre las miras a nuevas interrogantes.

Finalmente, me parece importante resaltar que la conversación que recoge este libro está marcada por el significado que hoy le otorgamos a la universidad, a nuestras universidades como lugares de enunciación. Como espacios donde confluyen subjetividades diversas y se entretejen nuevas formas de encarar los desafíos contemporáneos, donde se practican y se ponen a prueba nuestras políticas de la teoría. Cada una de las contribuciones que conforman el libro evidencia la densidad de esas comunidades de interlocución, que esta Red pretende ampliar y potenciar convocándolas al intercambio, al cruce de miradas y de saberes. La intensidad con que valoramos y cultivamos la Universidad como ese espacio de interlocución y de enunciación se debe también al vacío. A que no siempre ha estado ahí. A que combatimos cotidianamente sus movimientos entrópicos de ensimismamiento. A que no hay garantías de contar con ella más allá de nuestras propias voluntades.

Es a partir de una idea de Universidad con vocación de interlocución continua con la sociedad que esta red quiere fortalecer y potenciar el intercambio regional, provocando diálogos que no se agotan en sí mismos.  Es por eso que el gesto del libro se enriquece con el registro de nuestra conversación en Lima incluida como epílogo. Y es por eso que no podría haber un mejor contexto para la presentación de este libro como el de hoy. El gesto de esta publicación quedaría incompleto sin la posibilidad de compartirlo con este grupo de estudiantes que han llegado hasta aquí desde Argentina, Brasil, Uruguay, Venezuela, Perú, Ecuador, Colombia, Nicaragua, México, Puerto Rico y desde varias regiones de Chile, con quienes estamos en estos días multiplicando avenidas de diálogo.

Toda puesta en común del pensamiento tiene su estética. Y la estética no es más que una cierta manera de moldear los recursos formales para potenciar la conciencia, para hacer un llamado de atención cabal. En este caso, para convocar al lector a desconfiar de las definiciones clausuradas de lo que son los estudios culturales e invitarlo a pensar críticamente sobre sus propias políticas de la teoría y la investigación.

Descargar versión en PDF: Presentación En torno a los estudios culturales – Dra. Mareia Quintero Rivera


Anuncios

Entry filed under: Debates de Política Cultural.

En torno a los estudios culturales. Localidades, trayectorias y disputas, Santiago de Chile, ARCIS/CLACSO, 2010. Andar en la Universidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Categorías

“[…] un mapa no para la fuga sino para el reconocimiento de la situación desde las mediaciones y los sujetos, para cambiar el lugar desde el que se formulan las preguntas, para asumir los márgenes no como tema sino como enzima.” (Jesús Martín Barbero, “Oficio de Cartógrafo”)

PROGRAMA EN ESTUDIOS INTERDISCIPLINARIOS, FACULTAD DE HUMANIDADES, RECINTO DE RIO PIEDRAS, UNIVERSIDAD DE PUERTO RICO, APARTADO 23342, SAN JUAN, PUERTO RICO 00931-3342, TELÉFONO: (787) 764-0000, EXT. 7893 / 7087 mapacultural@yahoo.com gestionculturalupr@gmail.com

Feeds


A %d blogueros les gusta esto: