Preámbulo, reapertura del Museo y Centro de Estudios Humanísticos de la Universidad del Turabo.

abril 23, 2011 at 11:21 pm 1 comentario

Preámbulo, reapertura del Museo y Centro de Estudios Humanísticos de la Universidad del Turabo.

 Por: Abdiel Segarra

El Museo y Centro de Estudios Humanísticos de la Universidad del Turabo, a cargo de la Dra. Carmen Ruiz de Fischler celebró el pasado mes una exhibición que conmemoraba su reapertura luego de una expansión arquitectónica a un costo de 6 millones de dólares. La muestra titulada Preámbulo, convocó a artistas como María Elena Perales, Antonio Martorell, Orlando Vallejo, Pablo Marcano, Karlo Andrei Ibarra, Quintín Rivera Toro, Rafael Vargas Bernard, Josué Pellot, Natalia Martínez y Osvaldo Budet, diez puertorriqueños de los cuales seis eran jóvenes y dos de ellos jóvenes residentes en el extranjero. A diferencia de los primeros cuatro artistas de la lista quienes fueron invitados por la administración del museo, las últimos seis fueron invitados por Quintín Rivera a petición de la directora.

El tono de la muestra, además de diverso en cuanto a medios y abordajes está claramente marcado por una preocupación política que hasta cierto punto ilustra de forma amplia aspectos de la crisis socio-económica que sufre el país actualmente. La falta de transparencia en cuanto a procesos, la crisis económica e ideológica, la desocupación y la historia son algunos aspectos generales que podían percibirse entre los proyectos presentados esa noche. Sobre la temática y la selección de piezas, Quintín Rivera comenta “[…] me tomé el tiempo de llamar a cada artista y hacerle una invitación específica, como compañero artista y como colaborador de “Preámbulo”; que aprovecharan esta oportunidad efímera para crear una pieza en reacción a los eventos que el País atraviesa.” En cuanto al criterio de selección de las obras “[…]se abogó desde el comienzo por la completa libertad de contenido, ya que eran comisiones para instalación. La administración del MCEH estuvo de acuerdo y además sugirieron la opción de que los artistas conversaran con las temáticas de las futuras exhibiciones permanentes que irán a ser instaladas en un tiempo próximo en las galerías del MCEH. Al final el artista tuvo completa libertad de presentación.” Este museo próximamente servirá como contenedor para una serie de exhibiciones permanentes que, según relata Rivera, irán desde las de arte folklórico hasta una sala con memorabilia de Ana G. Méndez entre otras.

La muestra contenía un sofisticado tono político que la hilaba con la crisis que se vive en el país. Esa característica le otorgo un grado de pertinencia particular que aminoró la distancia entre el museo y lo que sucede fuera de él. Comenzando por la pieza de Rafael Vargas Bernard titulada “El sueño americano es tuyo”,  en la que un puñado de billetes yacía colgando del techo encima de una escalera que tenía la parte superior llena de alambre de púas, retando así la necesidad del espectador a través de una metáfora que caricaturiza la distribución de bienes en el sistema capitalista. De igual forma la instalación que presentó Quintín Rivera, en la que una habitación en penumbra estaba repleta minuciosamente de nudos de horca que colgaban del techo todos a la misma altura mientras podían ser contemplados tranquilamente desde unas sillas blancas en uno de los lados de la sala. Esta instalación titulada “El grupo de los cien” quería ilustrar el sentimiento de estrangulación colectivo al que el país ha sido sometido, en particular los estudiantes y futuro profesional del país. La intención de la exhibición además de celebrar la reapertura del museo, era lograr el encuentro de distintos tipos de públicos en las facilidades, invitando a una conversación entre los artistas, los espectadores y el futuro contenido de las salas. Entre otras cosas, la relevancia de esta iniciativa no solo radica en la apertura en sí del museo, es además un puente entre la vida cultural concentrada regularmente en el Área Metro, el público de Caguas y el de los municipios limítrofes.

En relación a la descentralización de la actividad cultural del Área Metropolitana, Quintín Rivera subraya que “La descentralización de la zona metro es algo que llevamos hablando en Caguas hace muchos años. Un poco por rebeldía adolescente, pero sin lugar a dudas, por la necesidad de elevarnos a un estándar internacional de investigaciones contemporáneas, las cuales si bien escasean por épocas en Puerto Rico, suelen solamente ser encontradas en el área metropolitana.”Con más razón y conscientes de esa desigualdad, iniciativas como ésta tienen una responsabilidad política doble, una con la calidad del material que muestran y otra con la difusión de su programa entre el público que lo circunda.

En ánimo de multiplicar las posibilidades de proyectos como el de este museo y exhibiciones como Preámbulo que además de presentar contenido pertinente, demuestran la importancia de que existan instituciones desde las cuales se puedan generar discusiones, Quintín subraya que Es imperioso, encomiable y pertinente que existan espacios de naturaleza institucional que alberguen la tolerancia de contenido auto crítico en el País. Esto es lo que diferencia a un espacio de vanguardia intelectual, operando desde los principios del libre pensamiento y no desde los intereses privados. Más allá de intereses partidistas, conservadores o de desconocimiento, un museo real sí permite este tipo de investigación auto crítica, en ocasión inflamatoria, y hasta irrespetuosa. Esto es lo que realmente diferencia a un museo de arte contemporáneo, de una sala de exhibiciones.  En Puerto Rico aún nos queda mucho que caminar para llegar a este estándar a nivel institucional[…]”

Si bien aún tenemos mucho que caminar para acercarnos a eso que queremos que sean nuestros espacios institucionales, a la vez debemos celebrar iniciativas como ésta y muchas otras que en efecto nos señalan la dirección hacia las bases de eso que queremos construir.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

Anuncios

Entry filed under: Arte: ¿dónde y para quién?.

Documentación fotográfica del Concierto Aires de Puerto Rico, el Caribe y Latinoamérica del Orfeón San Juan Bautista. Desculturalizar la cultura: retos actuales de las políticas culturales

1 comentario Add your own

  • 1. carmen fischler  |  mayo 12, 2011 en 5:52 am

    Excelente artículo, captó el propósito de la exhibición y dio el tono de lo que el museo desea representar para los artistas.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Categorías

“[…] un mapa no para la fuga sino para el reconocimiento de la situación desde las mediaciones y los sujetos, para cambiar el lugar desde el que se formulan las preguntas, para asumir los márgenes no como tema sino como enzima.” (Jesús Martín Barbero, “Oficio de Cartógrafo”)

PROGRAMA EN ESTUDIOS INTERDISCIPLINARIOS, FACULTAD DE HUMANIDADES, RECINTO DE RIO PIEDRAS, UNIVERSIDAD DE PUERTO RICO, APARTADO 23342, SAN JUAN, PUERTO RICO 00931-3342, TELÉFONO: (787) 764-0000, EXT. 7893 / 7087 mapacultural@yahoo.com gestionculturalupr@gmail.com

Feeds


A %d blogueros les gusta esto: